Los 10 errores más comunes en la toma de medicación

¿Te has preguntado alguna vez porqué pese a tomar la medicación esta parece no hacer el efecto esperado? No saber con qué, cómo y en qué momento son, entre otros, fallos habituales en la toma de medicación. Los cuales hacen que esta no tenga el efecto que se le presupone. Vamos a repasar los errores más comunes en la toma de medicación.

Tomar siempre tu medicación con comida 

Son muchos los que creen que los medicamentos deben tomarse siempre después de comer, para que “no me haga daño al estómago”. Sin embargo, pocos medicamentos son irritantes directos de la mucosa gastrointestinal

La importancia de tomarlos con o sin comida viene, fundamentalmente condicionada, por mejorar la absorción del fármaco.

Son muchos los medicamentos que deben tomarse en ayunas para garantizar su correcta absorción y por lo tanto su efecto. Así, medicamentos para tratar el hipotiroidismo, muchos antibióticos o medicamentos para la osteoporosis deben tomarse siempre en ayunas.

Además, algo tan común en nuestros desayunos como la leche o el zumo de pomelo interfieren con gran cantidad de medicamentos, por lo que debemos de evitar la toma de cualquier medicación con ambos líquidos.

Consulta en tu farmacia sobre cada medicamento en concreto y evita este error tan común.

Manipular los medicamentos 

Muchas veces buscamos la comodidad a la hora de tomar nuestros medicamentos y los manipulamos sin ser conscientes de la implicación negativa que ello tiene sobre su efecto.

El error más habitual es el de partir los comprimidos o abrir las cápsulas y tomar su contenido directamente. 

Algunos comprimidos van recubiertos por una capa dura para resistir el ácido del estómago y ser disueltos en el intestino. Lo mismo pasa con algún tipo de cápsulas, por lo que no es conveniente manipularlos.

De la misma forma, hay un tipo de comprimidos que denominamos de liberación modificada. Los cuales tienen como finalidad liberar al medicamento de forma progresiva y que si partimos o trituramos pierden dicha propiedad. Esto mismo pasa con muchos dispositivos en forma de parche que aplicamos sobre la piel y que al cortarlos pierden su efecto.

Como norma general, sólo podrán ser fraccionados aquellos comprimidos que estén ranurados. No dudes en consultar en tu farmacia sobre este punto.

Tomar la medicación a cualquier hora 

La hora del día a la que se toma un medicamento puede tener gran importancia sobre la obtención o no de los beneficios que se le supone.

Muchos de los procesos biológicos que tienen lugar en nuestro organismo (secreción de hormonas, presión arterial, motilidad intestinal, temperatura …) siguen un ritmo circadiano. Es decir, que se repiten cíclicamente cada 24h. Si adaptamos la toma de ciertos medicamentos a estos ritmos, su eficacia se verá mejorada. 

Algunos ejemplos de medicamentos que se ven favorecidos por este criterio son: las estatinas para el tratamiento del colesterol, el calcio o los antiulcerosos. 

No cumplir la posología 

En algunos medicamentos, el incumplimiento del horario de toma es un error común que tiene importantes consecuencias.

Por ejemplo, en los antibióticos es fundamental mantener una concentración mínima y constante. De esta manera su funcionamiento será eficaz y se podrá evitar el grave problema de la resistencia a los antibióticos.

Para poder mantener esa mínima concentración constante, se debe cumplir estrictamente con el horario de tomas del antibiótico.

Compartimos la siguiente infografía en la que encontrarás resumidos los 10 errores más comunes en la toma de medicación:

ERRORES EN LA TOMA DE MEDICACION

No guardar la medicación convenientemente 

La correcta conservación de los medicamentos te asegurará que estos no se degradan y por tanto mantienen las óptimas cualidades para su uso.

No cometas el error extendido de almacenar tus medicamentos en la cocina, en el baño o en lugares expuestos directamente a la luz, ya que estos podrían estropearse por la acción del calor, humedad o la luz. 

Además, debes tener especial cuidado con los medicamentos que deben guardarse en la nevera como las insulinas, vacunas y algunos antibióticos.

Utilizar cucharas como unidad de medida 

Es un error común utilizar las cucharas (soperas, de postre…) como unidad de medida en la toma de jarabes. Esta práctica es inexacta y puede llevar a sobredosificaciones o por el contrario a administrar dosis insuficientes de preparado.

Las medidas de jarabes deben realizarse en mililitros y se deben utilizar para ello jeringas o el dispositivo de medición que se incluye en el envase del medicamento.

Tomar medicación caducada

En los medicamentos caducados no se puede garantizar su estabilidad, seguridad o eficacia, por lo que no debes nunca consumirlos. Debes tener en cuenta que la fecha de caducidad que aparece impresa en cualquier envase hace referencia a su fecha límite de utilización.

En el caso de líquidos o soluciones como jarabes y gotas, una vez abiertos, deben desecharse en un tiempo que siempre va indicado en su prospecto. 

Mi sugerencia es, que en los medicamentos en solución, leas el prospecto y escribas la fecha de caducidad en el envase, para tenerla siempre a la vista.

Automedicarse sin criterio 

Evidentemente somos capaces de tomar decisiones sobre nuestra medicación, como puede ser la toma de un analgésico cuando tenemos dolor de cabeza. Es lo que llamamos automedicación responsable y se aplica sobre patologías y medicamentos conocidos para nosotros.

Sin embargo, no cometas el error de pensar que porque a una persona le funciona bien un medicamento puede ser también bueno para ti.

Nunca tomes un nuevo medicamento sin consultar con un profesional de la salud.

Desconocer las interacciones 

Cuando vayas a tomar un medicamento por primera vez, debes tener en cuenta las posibles interacciones que pueden surgir con algún otro medicamento que estés tomando.

En tu farmacia de confianza, donde conocen tu medicación habitual, te podrán aconsejar las medidas oportunas a tomar. Como son separar las tomas en el tiempo o, si es necesario, derivar al médico para una sustitución.

Un error común es que no consideráis los productos naturales o plantas que tomáis como posible causa de interacción con medicamentos. Recuerda que lo natural no es sinónimo de inocuo y debes informar de todo aquello que estés tomando.

No fotoprotegerse mientras tomamos medicación

Algunos medicamentos pueden producir fotosensibilidad. Una reacción cutánea producida por la interacción entre el fármaco (tópico o de administración sistémica) y la exposición a la radiación solar.

Son muchos y muy habituales los medicamentos que producen este tipo de reacciones con el sol: anticonceptivos, antibióticos y antiinflamatorios por citar algunos.

En la farmacia pueden advertirte sobre este hecho para que tomes las debidas precauciones y te fotoprotejas. Mi recomendación es que utilices a diario protección solar, tomes o no tomes medicación.

Tras repasar los errores más comunes en la toma de medicación, quédate con la idea de que debes consultar en tu farmacia la forma de tomar cada nuevo medicamento que necesites. En la farmacia son expertos en medicamentos y te podrán aconsejar con criterio para que la toma de tu medicación sea segura y cumpla con la finalidad para la que ha sido prescrita.

Artículo escrito por Virtudes Roig , Instagram @elblogdepills

Puedes encontrar más artículos de esta experta en su perfil

COMPARTIR EN REDES

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.