Los mosquitos y moscas que afectan a nuestra salud

Las autoridades sanitarias han alertado de la proliferación de determinados mosquitos y moscas, que pueden llegar a ser peligrosos para nuestra salud. Debido al confinamiento, ocasionado por la pandemia, estos insectos han encontrado unas condiciones idóneas para aumentar la población. 

Nuestro experto farmacéutico, Pablo García, ya nos avisó de los problemas que podía acarrear las picaduras de mosquitos y cómo cuidarnos de ellas. Sin embargo, también advirtió que, aunque normalmente estas picaduras sólo suelen ser irritantes y molestas, se pueden dar casos de mayor riesgo. Y es que hay ciertos insectos cuya población está proliferando que son capaces de transmitir enfermedades mucho más peligrosas. Os contamos algunos de los casos que están generando mayor alerta en el país.

¿Cómo peligra nuestra salud con la expansión de los mosquitos tigre?

El transporte mundial de mercancías y la globalización, ha traído consigo, tanto consecuencias positivas como negativas. Por ejemplo, estas especies de mosquitos originarias de Asia, que se han introducido en Europa y América en los últimos años.

Las lluvias de esta primavera han favorecido el crecimiento del mosquito, con una población este año superior a la de años anteriores. Estas especies invasoras pueden transmitir más de 20 tipos de virus. Entre ellos incluyen: el dengue, la fiebre chikungunya, la fiebre amarilla, la fiebre del Nilo Occidental, y la encefalitis y el virus del zika.

Las autoridades recomiendan mantener cerradas las ventanas, evitar tener luces encendidas en la noche con las ventanas abiertas y mucha precaución. Ya que está afectando gravemente al sur de España.

Los síntomas suelen ser inicialmente similares a los de una infección parecida a la gripe, con fiebre alta, dolor de cabeza, dolor en las extremidades, erupción en la piel y cansancio.

¿Qué es el Virus del Nilo Occidental? ¿Por qué tanta preocupación por los mosquitos?

Aunque fue descubierto en África, en 1937, es probable que el Virus del Nilo Occidental no llegara a los EEUU hasta el año 1999. Desde ese momento, se convirtió en una causa de preocupación en todo el país durante los meses de verano. 

Los mosquitos transportan las mayores cantidades del virus a principios del otoño, por lo que más gente contrae la enfermedad a finales de agosto y principios de septiembre. El riesgo de padecerla disminuye entonces a medida que el clima se vuelve más frío y los mosquitos comienzan a perecer.

Los síntomas del Virus del Nilo Occidental dependen, en realidad, de la persona infectada. Los niños con sistemas inmunes normales suelen padecer una enfermedad leve “similar a la gripe” y, en algunos casos, ni siquiera se sentirán mal por la infección.

¿Cómo protegernos de estos mosquitos?

Para reducir la población de mosquitos que viven en la vivienda y los alrededores, hay que reducir o eliminar los focos de agua acumulada, como: las latas y plásticos, limpiar piscinas y saunas al aire libre, vigilar los drenajes del edificio, etc.

Usa medias, mangas largas y pantalones largos siempre que puedas y protégete con repelente para insectos.

Asegúrate de evitar las siguientes situaciones:

  • Permanecer al aire libre temprano por la mañana o al atardecer.
  • Acercarte a zonas con agua estancada, como arroyos o estanques.

¿Cómo tratar las picaduras de estos mosquitos tan peligrosos?

Muchos dirán que pican por las noches mientras duermes, pero no es cierto del todo. El mosquito tigre pica principalmente por la mañana y por la tarde, en las horas en las que sale y se va el sol. Un dato curioso es que únicamente chupan la sangre las hembras.

En caso de picadura, te recomendamos los siguientes tips:

  1. Aunque pique no te rasques. Ponte un apósito sobre la reacción alérgica y evita que entren más bacterias.
  2. Enfría la picadura para aliviar la inflamación. Pídele consejo a tu farmacéutico sobre las cremas con antihistamínicos, si no te funcionan los remedios caseros.
  3. Calienta la picadura, aunque suene contradictorio, funciona. Este método acelera la curación, sobre todo si lo haces en los primeros días. Las farmacias disponen de aparatos que funcionan a pilas y que generan la temperatura necesaria sobre una pequeña superficie de cerámica.
  4. No la pierdas de vista, observa cualquier posible reacción y acude al médico.

¿Qué enfermedad produce la mosca negra?

La oncocercosis, o “ceguera de los ríos” es una enfermedad parasitaria provocada por las larvas de la mosca negra. Éstas se inoculan en la piel durante la mordedura de la mosca adulta y no se convierten en helmintos adultos hasta los 12 – 18 meses. De los cuales las hembras pueden llegar a vivir hasta 15 años en los nódulos subcutáneos. 

Pueden darse diversos síntomas pero principalmente éstos se concentran en la piel y en los ojos. 

  • Nódulos

Los nódulos pueden palparse perfectamente sobre la piel. También conocidos como oncocercomas, contienen helmitos adultos y pueden llegar a inflamarse, caeseificarse o calcificarse. Sin embargo, no se presentan otros síntomas.  

  • Dermatitis por oncocercosis

Esta dermatitis se debe al estado microfilario del parásito. Este tipo de dermatitis generalmente se presenta de la misma forma en todos los pacientes. Pueden incluir desde arrugas prematuras, atrofia, hipopigmentación irregular y pérdida de elasticidad. Sin embargo, esto es sólo en casos leves. En casos graves se pueden desarrollar pliegues de piel atrófica en la parte inferior del abdomen y en la región superior del muslo. 

  • Ceguera

Los trastornos oculares producidos por la mosca negra pueden ser desde leves hasta producir la ceguera total. Estos son los siguientes estadios de la enfermedad:

  • Queratitis puntiforme. Puede resolverse sin causar un daño permanente.
  • Queratitis esclerosante. Puede causar subluxación del cristalino y ceguera.
  • Uveítis anterior o iridociclitis. Puede deformar la pupila.

Formas de protegerse de la picadura de la mosca negra

Las recomendaciones para protegerse de la mordedura, y consecuencias, de la mosca negra son diversas. Sin embargo, todos los expertos coinciden con las siguientes:

  • Usar vestimenta adecuada. Ya sea protectora o ropa clara que evite la atención de los enjambres. 
  • Evitar zonas infestadas. Ya sean ríos, zonas de acumulación de agua, etc. 
  • Utilizar repelentes adecuados. Pregunta a tu farmacéutico.

repelentes

Los Repelentes de mosquitos de venta en farmacia

Los repelentes de insectos son sustancias que aplicadas sobre la piel, ofrecen protección frente  a las picaduras de insectos, y evitan que nos piquen sobre la zona de aplicación.

En farmacia, existen diferentes activos repelentes de insectos, que se encuentran formulados principalmente en formato de soluciones en spray, para facilitar su aplicación, pero también pueden estar en roll-on, pomadas, toallitas, etc.

Un buen repelente de insectos, debería presentar las siguientes características:

  • Ser eficaz y de amplio espectro. Es decir, actuar frente a la picadura de las distintas especies de mosquitos, y es mayor número posible de insectos.
  • Tener una baja o nula toxicidad. No provocar reacciones alérgicas ni irritación sobre la zona de aplicación.
  • Tener una acción inmediata desde su aplicación, y duradera en el tiempo.. Lo normal es una efectividad entre 4 y 8 horas.
  • Poder aplicarse fácilmente, con unas características organolépticas lo más agradables posibles. 

Principales principios activos de los repelentes

  • Dietiltoluamida (DEET):

Es uno de los más antiguos, y más reconocidos y recomendados. Por sus altas propiedades disolventes y de liposolubilidad, su aplicación puede resultar incómoda. Pudiendo incluso disolver plásticos, pinturas, tejidos sintéticos, y manchar la ropa. 

No se aconseja su utilización en niños menores de 6 años. 

  • IR3535 (o Ethyl N-acetyl-N-butyl-ß-alaninate):

Este repelente de nueva generación, envía mensajes a los mosquitos consiguiendo que se alejen. Ha presentado efectividad frente a mosquitos vectores de enfermedades como Aedes, Anopheles, Culex, Ixodes (garrapata) o Flebotomos. 

Presenta una baja absorción cutánea, por tanto, menor toxicidad e irritación dérmica, pudiendo emplearse en niños a partir de 12 meses, en función de la concentración. 

  • Icaridin

También llamado picaridina, interfiere en los receptores específicos de los insectos. Ha demostrado su eficacia, comparable a la del DEET, frente a moscas, mosquitos y  garrapatas. Presenta las ventajas de ser menos irritante  y una menor absorción cutánea.

  • Citriodiol

De origen natural, destilado del eucalipto (Eucalyptus citriodora). Y es el único repelente natural con eficacia repelente autorizada y demostrada, no sólo frente a mosquitos, sino también frente a moscas, piojos, garrapatas y pulgas. Tiene buena tolerancia cutánea, y un olor agradable.  Además, es inocuo para los organismos acuáticos, a diferencia de los repelentes químicos. Apto para niños + 12 meses.

No todos los repelentes van a proteger igual. En función de su naturaleza, y la concentración empleada en la formulación, nos protegerán durante un tiempo determinado, y está indicado para una edad concreta. Es fundamental leer atentamente el etiquetado y las indicaciones de cada producto. 

Colaboración con Cristina López Cobollo, Dir. Técnica y Comunicación Farline

Fuentes: El país, Antena 3, MSDHealth NY, DW, Rchsd, el diario, OK diario

 

COMPARTIR EN REDES

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.